Este apartado muestra parte de la recompensa del esfuerzo y la ilusión puesta en el trabajo realizado.

Ya no hay marcha atrás, una vez finalizada la edición y entregadas las fotografías, comienza otra fase del proceso: los diseñadores maquetan el reportaje juntamente con el texto periodístico, para finalmente enviarlo a la imprenta. Es la simbiosis de la lectura de una historia gráfica a través de la fotografía con la información escrita. Ambas se complementan y a la vez pueden tener su propia independencia. El texto informa, las fotografías muestran. El éxito radica en que el lector pueda hacer una misma “lectura” desde diferentes registros, la primera aproximación a través de las fotos y completarla leyendo el texto que lo acompaña.